martes, 18 de diciembre de 2012

Carrillo (Quinto Abuelo)


Carrillo Quevedo Juan Bautista


(Quinto Abuelo)
Caligrafo.
Sirve como secretario del General Antonio Jose de Sucre en la discusión y suscripción de los celebres tratados de armisticio y regularizacion de la guerra, datados en trujillo el 26 de noviembre de 1820.

“En el estudio de la Historia debemos consultar los libros fuentes, poseer iniciativa propia y aportar ideas, para no repetir mecánicamente los centenares de errores de los historiógrafos positivistas. No podemos cargar con los errores de otros”.

En 1813, El Libertador Simón Bolívar Palacios realizó en la Provincia de Trujillo la Guerra a Muerte al Imperio Español y 7 años después, es decir, en 1820 vuelve al territorio trujillense para hacer la paz, lo que demuestra que su planteamiento de la Guerra a Muerte, no fué por crueldad, sino todo lo contrario fué por Amor a la Patria y por darle una respuesta al momento histórico que vivía el Continente Americano.

El Tratado de Armisticio es redactado en la Ciudad Capital y para estudiar este tema se hace necesario conocer que la palabra Armisticio viene del Latín Armistitium, detención de las armas, por lo tanto el Tratado de Armisticio se puede definir como una convención o acuerdo en la que los dos bando contendientes de una guerra suspenden las acciones bélicas sin poner fin al estado de guerra.

Cabe resaltar que las comisiones encargadas de redactar este Tratado de Armisticio, estaba integrada por los Patriotas: General de Brigada Antonio José de Sucre, Coronel Pedro Briceño Méndez, Teniente Coronel José Gabriel Pérez y Juan Bautista Carrillo Quevedo. Y por parte de los Españoles se encontraban: Coronel Ramón Correa, Juan Rodríguez del Toro y Francisco González de Linares.

El Tratado de Armisticio está conformado por 15 Artículos y se terminó de redactar el día 25 de Noviembre de 1820, a las 10 de la noche y según su Artículo 2º la duración era de seis meses y se podía prorrogar el tiempo que fuese necesario. Asimismo, su principal fundamento es la negociación de la paz y por ello ambos gobiernos se comprometen a celebrar inmediatamente un Tratados que Regularice la Guerra, conforme al Derecho de Gentes, por esta razón el próximo tema a estudiar es el Tratado de Regularización de La Guerra.

No podemos culminar sin recordar las palabras expresadas por El Libertador: “Este Tratado será digno del alma del General Sucre”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario