miércoles, 26 de julio de 2017

Ricardo II de Inglaterra ★ |•••► #FRANCE #Genealogia #Genealogy ♛

http://www.hitwebcounter.com/htmltutorial.php
WebPage Visits
Ricardo II de Inglaterra (Burdeos, 6 de enero de 1367 - Yorkshire, c. 14 de febrero de 1400), llamado también Ricardo de Burdeos fue rey de Inglaterra desde 1377 hasta su derrocamiento en 1399.

Nacido en Burdeos en 1367 siendo el segundo hijo de Eduardo de Woodstock llamado el Príncipe Negro y su esposa Juana de Kent. En 1372, a la muerte de Eduardo de Angulema, su hermano mayor, se convirtió en el segundo en la línea de sucesión al trono inglés, solamente precedido por su padre. Posteriormente, la muerte de este en 1376 lo convierte en el heredero del trono de su abuelo. Al año siguiente, con la muerte del rey Eduardo III de Inglaterra el 21 de junio de 1377, Ricardo sube al trono con sólo 10 años.

Durante los primeros años de su reinado, el gobierno estuvo a cargo de un consejo. La aristocracia prefirió esto en lugar de una regencia encabezada por Juan de Gante, tío del monarca, sin embargo Juan tuvo gran influencia en el gobierno. La revuelta de los campesinos en 1381 representó el primer gran reto que tuvo que enfrentar durante su reinado, en la cual el joven rey jugó un papel importante en la supresión exitosa de esta crisis. Sin embargo en los años siguientes, la dependencia del rey de un pequeño número de cortesanos causó descontento entre los más influyentes quienes se rebelaron y en 1387 el control del gobierno pasó a manos de un grupo de aristócratas conocidos como los Lords Appellant. Para 1389 Ricardo había recuperado el control y durante los ocho años siguientes mantiene la paz con sus antiguos adversarios.

Es recién en 1397 cuando Ricardo toma represalias con los antiguos rebeldes, los cuales en su mayoría son exiliados o ejecutados. Los dos años siguientes son conocidos como la tiranía de Ricardo II. En 1399 tras la muerte de Juan de Gante desterró de por vida a su primo Enrique Bolingbroke. En junio del mismo año Enrique invadió Inglaterra con un pequeño ejército el cual creció rápidamente. A pesar de que Enrique decía solamente querer su patrimonio perdido, pronto se hizo evidente su intención de reclamar el trono para sí mismo. Sin encontrar mucha resistencia, Enrique depuso a Ricardo y se hizo proclamar rey como Enrique IV. Ricardo murió en prisión en febrero de 1400, al parecer fue dejado morir de inanición sin embargo aunque persisten las interrogantes sobre su destino final.

De Ricardo se decía que era alto, guapo e inteligente. Aunque probablemente no fue demente, como anteriormente los historiadores solían creer, pudo haber sufrido hacia el final de su reinado de lo que los psicólogos modernos llamarían un "trastorno de personalidad". Menos belicoso que su padre o abuelo, trató de poner fin a la Guerra de los Cien Años que Eduardo III había iniciado. Además, era un firme creyente en la prerrogativa real, algo que le llevó a limitar el poder de la aristocracia y contar con un séquito privado para su protección personal. A diferencia de la corte fraterna y marcial de su abuelo, Ricardo cultivó un ambiente refinado en su corte, en la que el rey era una figura elevada, con el arte y la cultura en el centro.

La reputación póstuma de Ricardo se debe en gran medida a William Shakespeare, cuyo obra Ricardo II muestra a su mal gobierno y posterior derrocamiento por parte de Enrique como causantes de la Guerra de las Rosas, en el s. XV. Los historiadores modernos no aceptan dicha interpretación, sin embargo tampoco lo exoneran como causante de su propio destronamiento. La mayoría de ellos coinciden en que, a pesar de que sus políticas no eran sin precedentes, la manera en la que las llevó a cabo era inaceptable para la clase política, y esto condujo finalmente a su caída.

Primeros años®

Letra historiada de un manuscrito del s. XIV. En él se muestra a Eduardo, príncipe de Gales arrodillado ante su padre, Eduardo III de Inglaterra.
Ricardo de Burdeos, llamado así por su lugar de nacimiento, fue el menor de los hijos de Eduardo, príncipe de Gales y de Aquitania llamado posteriormente el Príncipe Negro y su esposa Juana de Kent. Su padre, heredero al trono de Inglaterra, era hijo de Eduardo III y se había distinguido como comandante militar durante las primeras fases de la Guerra de los Cien Años, principalmente en la batalla de Poitiers en 1356. Sin embargo, después de numerosas aventuras militares, contrajo disentería en España en 1370, de la cual nunca se recuperaría y tuvo que regresar a Inglaterra al año siguiente.1​ Por otra parte, su madre Juana de Kent se había visto involucrada en una disputa matrimonial entre Thomas Holland, conde de Kent y William de Montacute, conde de Salisbury de la cual salió victorioso el primero. Tras enviudar en 1360, Juana contrajo matrimonio el 10 de octubre de 1361 con Eduardo, príncipe de Gales. Dado que Juana era nieta de Eduardo I y prima hermana de Eduardo III el matrimonio requirió la aprobación papal.2​


Armas de Ricardo, príncipe de Gales
Ricardo nació en el palacio arzobispal de Burdeos, en el principiado de Aquitania el 6 de enero de 1367, siendo el segundo hijo de la pareja. De acuerdo a fuentes de la época, tres reyes —los de Castilla, Navarra y Portugal— estuvieron presentes en su nacimiento.3​ Esta hecho y el haber nacido en la epifanía, fue posteriormente usada en la simbología religiosa del díptico de Wilton, pintura anónima de finales del s. XIV, donde Ricardo es uno de los tres reyes que rinden homenaje a la Virgen y el Niño.4​ En 1371 con la muerte de Eduardo de Angulema, su hermano mayor, Ricardo se convierte en el heredero de su padre.5​ Finalmente en 1376, su padre muere tras sucumbir a su larga enfermedad. Tras esto, la cámara de los comunes temía que Juan de Gante, tío de Ricardo, usurpara el tronoa​ por lo que Ricardo fue investido inmediatamente como príncipe de Gales, además de los otros títulos que poseía su padre.7​

El 21 de junio del año siguiente muere Eduardo III y Ricardo es coronado rey el 16 de julio de 1377 contando solamente con 10 años de edad.8​ Una vez más los temores de la ambición de poder de Juan de Gante influyeron en las decisiones políticas y se evitó formar una regencia encabezada por los tíos del rey.9​ El gobierno fue conducido por la realeza ayudados por una serie de concejos, de los que Gante fue excluido.3​ No obstante, tanto este como su hermano menor Tomás de Woodstock, conde de Buckingham tuvieron gran influencia nominal en los asuntos de gobierno.

Con el tiempo los amigos y consejeros del rey, especialmente Sir Simon de Burley y Robert de Vere, adquirieron cada vez más poder ganándose la desconfianza de los Comunes interrumpiéndose los concejos en 1380.3​ Aumentando el descontento general, se establecieron tres impuestos entre 1377 y 1381 con el objetivo de financiar campañas militares en el continente, las cuales resultaron en un fracaso.10​ Para 1381 existía un gran descontento contra la clase gobernante en los niveles más bajos de la sociedad inglesa.11​

La revuelta de los campesinos®
Artículo principal: Rebelión de Wat Tyler

Wat Tyler asesinado por William Walworth mientras Ricardo II se dirige a la multitud. Manuscrito Gruuthusem, en las Crónicas de Froissart, c. 1475
A pesar que el impuesto de 1381 fue el detonante de la revuelta campesina, la verdadera raíz del conflicto radica en las tensiones entre campesinos y los terratenientes originadas en los cambios económicos y demográficos que a su vez ocasionó la peste negra.3​ La rebelión comenzó en Kent y Essex a finales de mayo de 1381, y el 12 de junio, grupos de campesinos se reunieron en Blackheath, cerca de Londres, bajo el liderazgo de Wat Tyler, John Ball y Jack Straw. El palacio Savoy de Juan de Gante fue incendiado. Simon Sudbury, arzobispo de Canterbury y lord canciller del rey, además de Robert Hales, el lord tesorero, fueron asesinados por los rebeldes,12​ quienes exigían la abolición de la servidumbre.13​ El rey, quien permaneció refugiado en la Torre de Londres junto a sus cancilleres, estaba de acuerdo en el hecho que la Corona no poseía las fuerzas suficientes para aplastar la rebelión y que la única solución viable era negociar.14​

No está claro que tanto intervino Ricardo en las deliberaciones, quien contaba con catorce años, pero los historiados han sugerido que fue uno de los que propuso negociar.3​ Dichas negociaciones se llevarían a cabo el 13 de junio junto al río pero la gran cantidad de personas que ocuparon sus riveras imposibilitó al monarca desembarcar y se vio obligado a regresar a la torre.15​ Sin embargo, el día siguiente logró reunirse con los rebeldes en Mile End, al este de Londres.16​ A pesar de que Ricardo accedió a sus demandas, rebeldes continuaron con los saqueos y asesinatos.17​ Al día siguiente, el rey se reunió con Wat Tyler en Smithfield y reiteró su posición de cumplir con sus demandas pero el líder rebelde no estaba convencido de la sinceridad de Ricardo. Ante esto, la inquietud entre los hombres de Ricardo creció estallando un altercando durante el cual William Walworth, alcalde de Londres, bajó a Tyler de su caballo y fue asesinado.18​ La situación se tornó tensa cuando los rebeldes se dieron cuenta de lo ocurrido pero Ricardo actuó con calma y exclamó ≪Yo soy su capitán, síganme≫b​ y llevó a la multitud fuera del lugar. Mientras tanto Walworth reunió a sus hombres para rodear a los rebeldes, sin embargo Ricardo les concedió el indultó y les permitió regresar a sus hogares.20​

Sin embargo, el rey pronto revocó los estatutos de libertad e indultos concedidos reiniciándose la rebelión ante la cual Ricardo se dirigió personalmente a Essex para reprimirla. El 28 de junio en Billericay el rey derrotó a los últimos rebeldes durante una pequeña escaramuza poniendo fin a la revuelta campesina.13​ A pesar de su corta edad, Ricardo demostró coraje y determinación en el manejo de la rebelión. Es probable que la rebelión ayudara a formar la postura absolutista que más tarde sería fatal para su reinado.3​

Mayoría de edad®

Ricardo y Ana, grabado del Liber Regalis, c. 1382.
Es hasta la revuelta campesina que la figura de Ricardo comienza a emerger con claridad en los anales.21​ Uno de sus primeros actos significativos después de la rebelión fue su matrimonio el 20 de junio de 1382 con Ana de Luxemburgo, hija del emperador germánico Carlos IV de Luxemburgo y su esposa Isabel de Pomerania.22​c​ El matrimonio era de gran importancia estratégica; con Europa dividida por el Gran Cisma, Bohemia y el Sacro Imperio eran vistos como potenciales aliados contra Francia en la Guerra de los Cien Años.d​ Sin embargo, el matrimonio nunca fue popular en Inglaterra y a pesar de las grandes sumas de dinero otorgados al Sacro Imperio, no se logró ninguna victoria militar.24​ Ana murió en 1394 víctima de la peste sin haberle dado a Ricardo ningún hijo, no obstante fue muy llorada por su viudo.25​

Michael de la Pole fue una pieza fundamental en las negociaciones de dicho matrimonio3​ y a pesar de provenir de una familia de mercaderese​ logró ganarse la confianza del rey y gradualmente se vio involucrado con su corte y su gobierno personal.26​ Posteriormente, Ricardo lo nombró lord canciller en 1383 y dos años después fue creado conde de Suffolk.27​ Otro miembro del círculo cercano del rey era Robert de Vere, conde de Oxford quién durante este período fue el favorito del rey. El linaje de los Vere, a pesar de ser antiguo, era relativamente modesto para pertenecer a la nobleza inglesa.28​ Su cercanía con el monarca fue mal visto por la clase política y esta sensación se incrementó cuando Ricardo lo creó duque de Irlanda en 1386.29​30​ El cronista Thomas Walsingham ha sugerido que la relación entre ambos era de naturaleza homosexual, sin embargo es conocida la animadversión del cronista hacia el rey.31​

La tensión entre los favoritos del rey y la clase política pronto se vio reflejada en la guerra con Francia. Mientras que su corte personal prefería negociar, sus tíos Juan de Gante y Tomás de Woodstock instaron en realizar una campaña a gran escala con el objetivo de proteger las posesiones inglesas3​ enviándose a Henry le Despenser, obispo de Norwich al mando de una cruzada que resultó en un fracaso.3​ Ante esta derrota en el continente, el monarca enfocó sus esfuerzos en Escocia, aliado de Francia y en 1385 Ricardo lideró personalmente una expedición punitiva contra su vecino del norte32​ la cual fracasó teniendo que regresar sin haberse enfrentado a los escoceses.33​ Mientras tanto, un levantamiento en Gante (actual Bélgica) evitó una invasión francesa al sur de Inglaterra.34​ Debido a estas derrotas militares, las relaciones entre el rey y su tío Juan de Gante se deterioró aún más y este dejó Inglaterra en 1386 para dedicarse por completo a sus pretensiones sobre la Corona de Castilla en medio de rumores de un complot en su contra.3​ Sin Juan de Gante, el liderazgo de la oposición del rey pasó a Woodstock —creado recientemente duque de Gloucester— y a Richard FitzAlan, conde de Arundel.3​

Crisis de 1386-1388®

Robert de Vere, favorito de Ricardo II huyendo de la batalla del puente Radcot, en 1357. En las Crónicas de Froissart, c. 1475
La amenaza de una invasión francesa no desapareció, por el contrario se incrementó en 1386.3​ En octubre de ese año Michael de la Pole en su condición de lord canciller solicitó al Parlamento incrementar las defensas del reino a un nivel sin precedentes.35​ Sin embargo el Parlamento, que presuntamente trabajaba con el duque de Gloucester y el conde de Arundel,3​35​ se negó a considerar cualquier solicitud presentada por Pole hasta que fuera removido del cargo.36​ El monarca rehusó despedir a nadie a petición del Parlamento37​ y no fue hasta que fue amenazado con su destitución cuando Ricardo se vio obligado a ceder y retirar a Pole de su puesto.38​ Tras su salida, se creó una comisión para revisar y controlar las finanzas reales.39​

Ante esta ofensa a su dignidad real, Ricardo realizó un viaje por todo el reino entre febrero y noviembre de 1387 con el objetivo de reunir apoyo a su causa.40​ Tras colocar a Robert de Vere como Juez de Chester creó una base militar leal en Cheshire,41​ y se aseguró que Robert Tresilian, presidente del Tribunal Supremo emitiera una resolución donde tachaba de desleal y traicionera la conducta del Parlamento.42​

A su regreso a Londres, el rey se enfrentó a Woodstock, Arandel y a Thomas de Beauchamp, conde de Warwick ante quienes interpuso un recurso de apelaciónf​ acusándolos de traicionar a De la Pole, Vere, Tresilian y otros de sus partidarios como Nicholas Brembre, alcalde de Londres y Alexander Neville, arzobispo de York.43​ Mientras esperaba los refuerzos militares de Chesire bajo el mando de Vere, Ricardo procuró alargar las negociaciones entre él y los acusados.44​ A Woodstock, Arandel y Warwick se le unieron Enrique, conde de Derby (hijo de Juan de Gante y futuro Enrique IV) y Thomas de Mowbray, duque de Norfolk, grupo al que se le conocería posteriormente como los Lords Appellant. El 20 de diciembre de 1387 ambos bandos se encontraron en el puente Radcot, donde Vere y sus fuerzas fueron derrotados y este se vio obligado a huir del país.45​

Ante la derrota de sus partidarios, Ricardo se vio obligado a ceder ante las demandas de los Lords Appellant: Brembre y Tresilian fueron condenados y ejecutados mientras que Vere y De la Pole —quien también huyó del país44​— fueron condenados a muerte en ausencia por el Parlamento en febrero de 1388 y Neville, al pertenecer al clero, fue privado de sus facultades también en ausencia.46​ Además se ejecutaron una gran cantidad de caballeros de la corte de Ricardo, entre ellos Simon de Burley.47​ De esta forma, los apelantes lograron asestar un gran golpe a Ricardo al deshacerse de su círculo cercano de favoritos y partidarios.3​

Una frágil paz®

Matrimonio entre Isabel y Ricardo II. En las Crónicas de Froissart, c. 1475
En los meses siguientes a la rebelión, Ricardo logra restablecer poco a poco su autoridad real. La política externa de los Lords Appellant resultaron en un fracaso al no lograr construir una amplia coalición antifrancesa e incluso el norte del reino sufrió una incursión escocesa que resultó con la derrota inglesa en la batalla de Otterburn en agosto de 1388.48​ Para entonces Ricardo, quien contaba con más de 20 años, tenía pleno derecho para gobernar en su propio nombre.49​ Por otra parte, Juan de Gante volvió a Inglaterra en 1389, sin embargo su influencia en el gobierno fue moderada.50​

Ricardo asumió el control total del gobierno el 3 de mayo 1389, alegando que los problemas pasados eran resultado a los malos consejeros que había tenido. Esbozó una política exterior que contradijo las acciones de los Lords Appellant centrándose en la búsqueda de la paz y la reconciliación con Francia, además de comprometerse a disminuir la carga de los impuestos sobre el pueblo de manera significativa.49​ Los siguiente ocho años de su reinado y tras haberse reconciliado con sus antiguos adversarios, Ricardo gobernó pacíficamente Inglaterra.3​ Sin embargo, como probaría la historia, las rencillas y humillaciones pasadas no se olvidaron jamás,51​ en especial la ejecución de su antiguo mentor, Sir Simon de Burley.52​

Con la estabilidad nacional asegurada, Ricardo dedicó sus esfuerzos en establecer una paz duradera con Francia. En 1393, una propuesta que habría aumentado considerablemente el territorio de Aquitania, entonces posesión inglesa, fracasó al incluir el vasallaje del rey inglés al rey de Francia, una condición que resultaría inaceptable para el pueblo.53​ Sin embargo, logró establecer en 1396 una tregua de 28 años.54​ Como parte de esta, Ricardo contraería matrimonio con Isabel, hija del rey Carlos VI de Francia cuando cumpliera la mayoría de edad. Hubo dudas acerca del compromiso, ya que debido a la corta edad de Isabel, de solo seis años, imposibilitaba el nacimiento de un heredero al trono inglés por algunos años.g​

A diferencia de su política con Francia, su postura respecto a Irlanda fue diferente. Los señores feudales ingleses en Irlanda corrían el riesgo de ser invadidos y solicitaron una rápida intervención del monarca inglés.56​ En otoño de 1394 Ricardo se dirigió a Irlanda donde permaneció hasta mayo del año siguiente. Su ejército de ocho mil hombres fue el más grande ejército que estuvo en la isla británica durante la Baja Edad Media.57​ La invasión fue un rotundo éxito logrando someter a su autoridad a los señores irlandeses.58​ Esta victoria militar representó uno de los mayores logros de su reinado reforzando el apoyo a su causa, sin embargo el dominio inglés en Irlanda fue de corta duración.3​

Crisis de 1397-1399®
El período conocido por los historiados como la tiranía de Ricardo empezó a finales de la década de 1390.59​ Para julio de 1397 el rey tenía bajo arresto a Gloucester, Arundel y Warwick, sus antiguos detractores. El motivo de estas detenciones no están del todos claros, ya que aunque las crónicas sugieren un complot en su contra no hay evidencias de que este fuese el caso,60​ siendo más probable que Ricardo se sintiera con el suficiente poder para tomar represalias y eliminarlos por su participación en los eventos de 1386-1388.61​ Richard Fitzalan, conde de Arundel fue el primero en ser llevado a juicio en 1397 siendo posteriormente condenado y ejecutado.62​ Tomás de Woodstock, duque de Gloucester fue encarcelado por el conde de Nottingham en Calais donde permaneció a la espera de su juicio. A medida que el juicio se acercaba, Nottingham llevó la noticia de la muerte de Gloucester. Se cree que probablemente el rey ordenó matarlo para evitar la vergüenza de la ejecución de un príncipe de sangre real.63​ Thomas de Beauchamp, conde de Warwick fue condenado a muerte pero se le cambió la pena a cadena perpetua mientras que Thomas Arundel, arzobispo de Caterbury y hermano de Richard Fitzalan fue desterrado de por vida.64​ Tras la caída de sus antiguos opositores, Ricardo persiguió a sus aliados y procesó a varios hombres por haber sido leales a los Lords Appellant. Les impuso grandes multas que trajo ingresos a la Corona aunque la legalidad de estos impuestos fue cuestionada por cronistas contemporáneos.3​


Juan de Gante, centro de la política inglesa durante más de 30 años. Su muerte en 1399 provocó un clima de inseguridad en el país.
Estas acciones fueron en parte posible gracias a la complicidad de Juan de Gante además de otros nobles que llegaron a sobresalir gracias a esto, los cuales fueron llamados despectivamente dukketti.65​ John Holland y Thomas Holland fueron promovidos de condes de Huntingdon y Kent a duques de Exeter y Surrey respectivamente. Entre otros de sus partidarios pueden mencionarse Juan Beaufort, conde de Somerset, Eduardo de Norwich, duque de York, John Montacute, conde de Salisbury y Thomas le Despenser, conde de Gloucester.h​ Con sus antiguos enemigos fuera del terreno político, Ricardo recompensó con nuevos feudos a sus nuevos partidarios.67​

Sin embargo, Ricardo veía a los Lancaster como amenazas potenciales a su poder. Los Lancaster, representados por su tío Juan de Gante y el hijo de este, Enrique Bolingbroke, conde de Derby no solo eran una de las familias más poderosas de Inglaterra sino que dado su origen real podían disputarle el trono en caso de no tener descendencia.68​ La discordia se desató en el círculo real cuando en 1397, Bolingbroke y Thomas de Mowbray se opusieron uno al otro.67​ Según Bolingbroke, Mowbray había afirmado que ambos, como antiguos Lords Appellant eran los siguiente en la línea de la venganza real. Mowbray negó estas afirmaciones, ya que de ser ciertas era equivalentes a traición.65​

El parlamento decidió que la disputa se resolvería mediante un duelo, pero en el último momento Ricardo cambió la pena al exiliar a ambos: Mowbray de por vida y Bolingbroke por diez años.69​ El 3 de febrero 1399, Juan de Gante murió y Ricardo aprovechando el momento extendió la pena a Bolingbroke al exilio perpetuo, además de desheredarlo.70​ Con Bolingbroke en París, Ricardo se sentía seguro ya que los franceses tenían poco interés en desafiar a Ricardo y poner en peligro la paz entre ambos reinos.71​ Pronto Ricardo abandonó Inglaterra rumbo a Irlanda comandando una nueva expedición.72​

Derrocamiento y muerte®

Ricardo II siendo detenido por el conde de Northumberland. Miniatura en las Crónicas de Froissart
En junio de 1399 Luis, duque de Orleans ganó poder en la corte de su hermano Carlos VI de Francia. La política de acercamiento entre Francia e Inglaterra no se ajustaban a las ambiciones políticas de Luis, por lo que le resultó oportuno permitir a Enrique Bolingbroke salir de Francia con dirección a Inglaterra.73​ A finales de junio de 1399, Bolingbroke desembarcó en Ravenspurn, en Yorkshire.74​ Reunido con Henry Percy, conde de Northumberland, lo convenció que su único fin era recuperar su patrimonio perdido obteniendo el apoyo del conde.75​ El rey se había hecho acompañar por sus caballeros y los miembros de la nobleza leales a él en su expedición a Irlanda, por lo que Enrique encontró poco resistencia en su avance al sur. Edmundo de Langley, duque de York, quien actuaba como protector del reino no tuvo otra opción que ponerse de lado de Enrique.76​ Ricardo se retrasó en su regreso de Irlanda y no llegó a Gales hasta el 24 de julio.74​ Ya en Gales, se reunió el 12 de agosto con el conde de Northumberland en el castillo de Conwy para iniciar las negociaciones.77​ El 19 de agosto Ricardo entregó a Enrique el castillo de Flint, prometiendo abdicar si se le perdonaba la vida.78​ Ambos regresaron a Londres, donde Ricardo a su llegada fue encarcelado en la Torre de Londres el 1 de septiembre.79​

A pesar de que Enrique estaba determinado a tomar el trono, encontrar una justificación a dicha acción resultó ser un problema.3​ Para legitimar su ascenso al trono se argumentó que Ricardo a través de su tiranía y mal gobierno se había hecho indigno de ser rey.80​ Sin embargo, Enrique no era el siguiente en la línea de sucesión: el heredero presunto era Edmundo Mortimer, conde de la Marca, quien descendía del segundo hijo de Eduardo III, Leonel de Amberes, duque de Clarence mientras que Juan de Gante, padre de Enrique, era el tercer hijo de Eduardo III.81​ Este problema se solucionó alegando que mientras Enrique era descendiente por línea directa masculina, Edmundo lo era a través de su abuela.i​ La versión oficial de los hechos indica que Ricardo abdicó voluntariamente en favor de Enrique el 29 de septiembre.83​ A pesar que esto probablemente no fue el caso, el Parlamento se reunió al día siguiente y acepto la abdicación de Ricardo y Enrique fue coronado como Enrique IV el 13 de octubre.84​

Lo que pasó con Ricardo tras su derrocamiento no es del todo claro, siendo trasladado de la Torre de Londres al castillo de Pontefrac poco antes de culminar el año.85​ A pesar de que el nuevo soberano no tuvo inconveniente alguno en dejarlo vivo, esta situación cambió cuando se enteró que los condes de Huntingdon, Kent, Somerset y Rutland, además de Thomas Despenser —todos despojados de sus privilegios tras la caída de Ricardo— planeaban asesinarlo para restaurar a Ricardo en el trono.86​ Aunque evitado este suceso, Enrique se dio cuenta del peligro que significaba que Ricardo siguiera con vida. Se cree que este fue dejado morir de hambre en o alrededor del 14 de febrero de 1400, aunque quedan dudas acerca de la forma y la fecha en que murió.3​ Su cuerpo fue llevado al sur de Pontefract y exhibido en la antigua Catedral de San Pablo el 17 de febrero antes de su entierro en la parroquia de Kings Langley el 6 de marzo.

Aunque existieron rumores de la supuesta supervivencia de Ricardo, estos jamás tuvieron eco en Inglaterra.87​ Sin embargo en Escocia un hombre identificado como Ricardo llegó a manos del regente duque de Albany y presentado en el castillo de Stirling como el difunto monarca sirviendo para mantener las disputas dinásticas de varios anti-Lancaster y las intrigas lolardas en Inglaterra. El gobierno de Enrique IV lo tachó de impostor y varias fuentes de ambos lados de la frontera sugieren que el hombre sufría de una enfermedad mental, describiéndose como un "mendigo" al momento de su muerte en 1419, sin embargo fue enterrado como un rey en el convento dominicano local en Stirling. Mientras tanto, en 1413, Enrique V —en un intentó de expiar el supuesto asesinato de Ricardo por su padre y silenciar los rumores de la supervivencia del mismo— decidió trasladar el cuerpo del difunto rey en Langley a su actual reposo, en la abadía de Westminster. Aquí mismo Ricardo había preparado una tumba elaborada, donde habían sido sepultados los restos de su esposa Ana.88​

La corte de Ricardo®
Díptico de Wilton

Ricardo adorando a la Virgen y el Niño, acompañado por sus santos patronos: Edmundo Mártir, Eduardo el Confesor y Juan el Bautista

A la izquierda, las armas atribuidas de Eduardo el Confesor empaladas con las del rey y a la derecha el White Hart, el emblema personal de Ricardo
En los últimos años del reinado de Ricardo, y particularmente en los meses posteriores a la supresión de los Lords Appellant en 1397, el rey disfrutó de un virtual monopolio de poder en el país, una situación inusual en la Inglaterra medieval.89​ Es en este período en particular, la cultura en la corte del rey emergió, la cual se diferenció notablemente de la de las épocas anteriores. Una nueva forma de tratamiento se desarrolló: hasta entonces el rey era llamado a menudo simplemente como "alteza", pero a partir de entonces esto cambió a ser tratado como "majestad real", o "alta majestad". Se decía que en las fiestas solemnes Ricardo se sentaba en su trono en el salón real durante horas sin hablar y cualquiera a quien mirara tenía que inclinarse ante él.90​ La inspiración para esta nueva suntuosidad y el énfasis en dignidad vino de las cortes en el continente europeo, no sólo de las francesas y checas de donde habían provenido las dos esposas de Ricardo, sino también de la corte que su padre había mantenido durante su residencia en Aquitania.91​

El enfoque que Ricardo tenía acerca de la realeza estaba arraigada en su fuerte creencia en la prerrogativa real, cuya inspiración se puede encontrar en su juventud, cuando su autoridad fue desafiada por primera vez por las revuelta campesina y posteriormente por los Lords Appellant.92​ Ricardo rechazó el enfoque que tuvo su abuelo Eduardo III respecto a la nobleza y cuya corte fue un consejo de guerra basado en la interdependencia del rey con sus nobles de más confianza como capitanes.93​ Desde el punto de vista de Ricardo, esta situación había puesto en manos de la nobleza gran cantidad de poder. Para evitar depender militarmente de esta, siguió una política de paz con Francia.94​ Al mismo tiempo, desarrolló su propio séquito militar personal, más grande que la que cualquier rey inglés había tenido a su disposición hasta entonces, quienes llevaron insignias con el White Hart (en español: ciervo blanco), el cual fue su emblema personal.95​ De esta forma, Ricardo fue entonces libre para desarrollar un ambiente cortesano en el rey era una figura venerada distante mientras que el arte y la cultura, en lugar de la guerra, fueron en el centro.96​97​

Mecenazgo y artes®
Como parte de su campaña para ensalzar su autoridad y a diferencia de sus predecesores, Ricardo cultivó la imagen real haciéndose retratar98​ conservándose solos dos pinturas: un retrato tamaño natural que se conserva en la abadía de Westminster (c. 1390) y el díptico de Wilton (1394-1399), un retrato portátil del cual se presume estaba destinado a acompañarlo en su campaña a Irlanda.99​100​ Estos son uno de los pocos ejemplos ingleses supervivientes de la pintura gótica internacional, estilo desarrollado en las cortes del continente, especialemte París y Praga.101​ Los gastos de Ricardo en joyería, tejidos y orfebrería fueron más elevados que en las pinturas pero como lo que sucedió con sus manuscritos iluminados, apenas existen obras supervivientes que se puedan relacionar con él, a excepción de una corona, uno de los mejores logros de la orfebrería gótica y que probablemente perteneció a su esposa Ana.102​j​


El salón de Westminster, en el s. XIX
Entre los mayores proyectos arquitectónicos de Ricardo destaca el Salón Westminster, el cual fue reconstruido durante su reinado,104​ posiblemente impulsado tras la culminación de la magnífica sala en el castillo de Kenilworth por Juan de Gante en 1391. Quince estatuas de tamaño natural de los monarcas ingleses fueron colocadas en nichos en las paredes y un techo artesonado diseñado por Hugh Herland, la más grande creación de la arquitectura medieval realizada en madera, permitió a las tres naves románicass originales ser reemplazados por un solo enorme espacio abierto, con un estrado al final donde Ricardo se asentaba aisladamente.k​ La reconstrucción del salón Westminster había sido iniciada en 1245 por Enrique III, no fue hasta la época de Ricardo cuando se reinició tras haber estado inconclusa durante más de un siglo.106​

Respecto a la literatura, fue importante el mecenazgo de su corte consolidando el inglés como un idioma literario.3​ Aunque existe poca evidencia para atribuirle a Ricardo un apoyo especial a la poesía, fue en su corte que esta llegó a progresar.107​ Incluso Geoffrey Chaucer, el mayor poeta inglés de la época, le sirvió al rey como diplomático, funcionario de aduanas y maestro de obras del rey mientras escribía sus trabajos más conocidos.108​109​ Chaucer anteriormente había trabajo bajo las órdenes de Juan de Gante y escribió The Book of the Duchess como un elogio a Blanca de Lancaster, primera esposa de Gante.110​ Además John Gower, colega y amigo de Chauser escribió Confessio Amantis como parte de un encargo directo de Ricardo, sin embargo posteriormente Gower quedaría desencantado con el monarca.111​

Semblante y valoración®
Los escritores contemporáneos, incluso los que menos simpatizaban con el rey, coinciden en que Ricardo fue el más bello rey, aunque su rostro era blanco, redondeado y femenino, dando a entender que le faltaba masculinidad.112​ Además era atlético y alto, ya que al abrirse su tumba en 1871 se comprobó que medía seis pies de altura.113​ También era inteligente y culto, sin embargo tendía a tartamudear cuando estaba agitado.114​ Aunque el retrato conservado en la abadía de Westminster es probablemente fiel al monarca, no pasa lo mismo con el Díptico Wilton, el cual retrata al rey significativamente más joven de lo que era en el momento, cuando posiblemente ya tenía barba.115​ En el aspecto religioso, Ricardo era ortodoxo y hacia el final de su reinado se convirtió en un fuerte opositor de la herejía lolarda.116​ Además era particularmente devoto del rey Eduardo el Confesor y alrededor de 1395 empaló sus armas con las armas atribuidas de este.3​ Aunque no era un rey guerrero como lo fue su abuelo, Ricardo disfrutaba de torneos, así como la caza.117​


Retrato anónimo de Ricardo II, s. XVI
La opinión popular que se tiene de Ricardo está sobre todo influenciada por la obra de William Shakespeare sobre el rey, Ricardo II. El Ricardo de Shakespeare era un rey cruel, vengativo e irresponsable que solo alcanzó una apariencia de grandeza después de su caída.118​ Sin embargo Shakespeare al escribir esta obra de ficción tomó muchas libertades e hizo grandes omisiones, basando su obra principalmente en obras de otros escritores, tales como Edward Hall y Samuel Daniel, quienes a su vez basaron sus escritos en cronistas contemporáneos como Thomas Walsingham.119​ Hall y Daniel formaron parte de la historiografía Tudor, la cual era antipática a Ricardo.120​ La ortodoxia Tudor, reforzada por Shakespeare, veía en el mal gobierno de Ricardo el origen de la guerra de las Dos Rosas con la consiguiente crisis civil que representó, la cual no terminó hasta 1485 con la subida al trono del primer Tudor, Enrique VII.121​ Esta idea fue aceptada hasta fechas tan tardías como el s. XIX, llegando solo a ser cuestionada a partir del s. XX.122​ En épocas recientes los historiadores prefieren estudiar la Guerra de las Rosas y el reinado de Ricardo II como dos hechos aislados.123​

El estado mental de Ricardo ha sido un punto importante de debate histórico desde que los primeros historiadores académicos empezaron a tratar el tema en el s. XIX. Uno de los primeros historiadores modernos en separar al rey de la persona fue William Stubbs, obispo de Oxford. Stubbs argumentó que hacia el final de su reinado, la mente de Ricardo estaba perdiendo su equilibrio por completo.124​ El historiador Anthony Steel, quien escribió una biografía detallada del rey en 1941, adoptó un enfoque psiquiátrico del asunto y concluyó que el rey sufría de esquizofrenia.125​ Esto fue cuestionado por V. H. Galbraith, quien argumentó que no había ninguna base histórica para tal diagnóstico,126​ punto de vista compartido por los historiadores posteriores de la época, como Anthony Goodman y Anthony Meta.3​ Nigel Saul, quien escribió una de la más recientes biografías académicas sobre Ricardo II, reconoce que pese a no existir ninguna base para suponer que el rey sufría de alguna mental, este mostró claros signos de una personalidad narcisista, y hacia al final de su reinado la comprensión de Ricardo se estaba volviendo más débil.127​

Una de las principales cuestiones historiográficas concierne a su proceder político y las razones de su fracaso. Se pensaba que su reinado contenía elementos de la primitiva monarquía absoluta moderna como lo llegó a tener la casa de Tudor.128​ Más recientemente, el concepto que Ricardo tuvo de la realeza ha sido visto por algunos como no tan diferente de la de sus antecedentes y que estaba perfectamente contenida dentro de la monarquía tradicional.3​129​ Sin embargo, sus acciones eran demasiado extremas y los cambios demasiados abruptos. Por un lado, la ausencia de guerra estaba destinada a reducir la carga de los impuestos y de esta forma ayudar a la popularidad de Ricardo con la Cámara de los Comunes. Sin embargo, esta promesa nunca se cumplió, ya que el costo de la comitiva real, la opulencia de la corte y el lujoso patrocinio de Ricardo de sus favoritos resultó tan caro como la guerra lo hubiera sido, sin ofrecer beneficios proporcionales.94​ En cuanto a su política de contención militar, esta más tarde fue emulada por Eduardo IV y Enrique VII, pero la dependencia exclusiva de Ricardo con el condado de Cheshire disminuyó el apoyo del resto del país.130​131​ Como el historiador Simon Walker concluye: Lo que él buscaba no era, en términos contemporáneos, ni injustificada ni inalcanzable, pero fue la manera en la que lo buscó lo que lo traicionó.

Eduardo de Woodstock ★ |•••► #REINO UNIDO #Genealogia #Genealogy

http://www.hitwebcounter.com/htmltutorial.php
WebPage Visits
Eduardo de Woodstock KG (Woodstock, 15 de junio de 1330 - Londres, 8 de junio de 1376), llamado el Príncipe Negro fue el primogénito del rey Eduardo III de Inglaterra y su esposa, la condesa Felipa de Henao y el padre del rey Ricardo II de Inglaterra. Fue el primer duque de Cornualles (desde 1337), príncipe de Gales (desde 1343) y príncipe de Aquitania (entre 1362 y 1372) siendo presunto heredero a la Corona desde su nacimiento.

Llamado por sus contemporáneos simplemente como Eduardo de Woodstock, debido al lugar de nacimiento, no fue llamado el Príncipe Negro hasta el siglo XVI, haciendo referencia a la supuesta armadura que portaba. Era un líder militar excepcional, y sus victorias sobre los franceses en las batallas de Crécy y Poitiers lo hicieron muy popular en vida. En 1348 se convirtió en el primer caballero de la Orden de la Jarretera, siendo uno de sus fundadores.

El príncipe Eduardo murió un año antes de su padre, convirtiéndose en el primer príncipe de Gales que no se convirtió en rey de Inglaterra. A la muerte de su padre Eduardo III, el trono pasó a su hijo Ricardo, que en ese entonces aún era menor de edad.

Richard Barber considera que Eduardo "ha atraído relativamente poca atención de los historiadores serios, pero figura ampliamente en la historia popular."2​


Biografía®

Letra historiada de un manuscrito del s. XIV. En él se muestra a Eduardo, príncipe de Gales recibiendo Aquitania de su padre, Eduardo III de Inglaterra.
Eduardo nació el 15 de junio de 1330 en el palacio de Woodstock, en Oxfordshire siendo el primogénito del rey Eduardo III de Inglaterra y su esposa Felipa de Henao. Fue nombrado conde de Chester el 18 de mayo de 1333, duque de Cornualles el 17 de marzo de 1337 (siendo el primero que llevó dicho título) y finalmente investido como príncipe de Gales el 12 de mayo de 1343 cuando tenía 12 años de edad.3​ En Inglaterra, Eduardo sirvió como regente simbólico durante ciertos períodos de los años 1339, 1340 y 1342, mientras que su padre Eduardo III se encontraba en campañas militares. Durante este tiempo asistió a todas las reuniones del consejo y realizó las negociaciones con el papado respecto a la guerra en 1337. Además desempeñó el cargo de Gran sheriff de Cornualles en 1340-1341, 1343, 1358 y 1360-1374.4​

Eduardo se había criado con su prima Juana, "la bella doncella de Kent."5​ Eduardo obtuvo permiso para el matrimonio del papa Inocencio VI y dispensa por casarse con una pariente de sangre, como había ocurrido con sus padres, Eduardo III y Felipa de Henao, que eran primos segundos. Se casó con Juana el 10 de octubre de 1361 en el castillo de Windsor. El matrimonio causó algo de controversia, principalmente debido a la enrevesada historia marital de Juanaa​ y al hecho de que el matrimonio con una inglesa desperdiciaba una oportunidad de formar una alianza con una potencia extranjera.

Cuando estaba en Inglaterra, Eduardo residía normalmente en el castillo de Wallingford en Berkshire (desde 1974 en Oxfordshire) o en el castillo de Berkhamsted en Hertfordshire.

Nombrado por su padre príncipe de Aquitania, se desempeñó como representante del rey inglés en ese territorio, donde Eduardo junto a Juana mantuvieron una corte. Además fue el lugar de asilo de reyes exiliados como Jaime IV de Mallorca y Pedro I de Castilla.

Este último, derrocado por su medio hermano, Enrique de Trastámara, ofreció a Eduardo el señorío de Vizcaya en 1367 a cambio de su ayuda para recuperar su trono. Eduardo salió victorioso en la batalla de Nájera (3 de abril de 1367), en la que derrotó a los ejércitos combinados de Francia y Castilla, comandados por Bertrand du Guesclin. Sin embargo Pedro no pagó por completo y se negó a ceder Vizcaya, alegando la falta de consentimiento de sus estados. Eduardo se retiró a Guyena en julio del mismo año.6​

Regresó a Inglaterra en enero de 1371 y murió el 8 de junio de 1376 (una semana antes de su 46° cumpleaños) después de padecer durante años lo que probablemente fue una disenteria amebiana, contraída diez años antes durante su campaña militar en Castilla.7​

Eduardo y la caballería®
Eduardo vivió en un siglo de decadencia para el ideal de la caballería.8​ Por un lado, después de capturar a Juan el Bueno, rey de Francia, y Felipe el Atrevido, su hijo menor, en la batalla de Poitiers, los trató con gran respeto, dando incluso en un momento dado permiso a Juan para regresar a su hogar, y se narra que rezó con Juan en la catedral de Canterbury. Destacadamente, permitió que durante un día se preparara la batalla de Poitiers, de manera que ambos bandos pudieran discutir la batalla entre sí, de manera que el cardenal de Périgord pudiera apelar a ambos para mantener la paz. Sin embargo, algunos señalan que "él podía haber estado ganando tiempo para terminar de colocar a sus arqueros".9​

Por otro lado, sus tendencias caballerescas eran superadas en ocasiones por su eficacia y rapidez. El repetido uso por parte de Eduardo de Woodstock de la estrategia de cabalgadas, quemando y saqueando las ciudades y las granjas, no coincidía con las nociones contemporáneas de caballería, pero era bastante efectiva para conseguir el objetivo de sus campañas y debilitando la unidad y economía de Francia.8​

Desempeño militar®
Fue un brillante caudillo militar. Intervino en la campaña de Flandes de 1345 en el frente septentrional, que tuvo escasa relevancia y acabó después de tres semanas cuando uno de los aliados de Eduardo, Jacob van Artevelde, anterior cervecero y eventual gobernador de Flandes, fue asesinado por sus propios ciudadanos.

Mostró su bravura a los 16 años en la Batalla de Crécy, en el frente septentrional, que dañó al ejército francés durante diez años, permitiendo el asedio de Calais con poca resistencia convencional antes de que estallara la plaga. Incluso cuando el ejército de Francia se recuperó, las fuerzas que desplegaron eran alrededor de la cuarta parte de la que tuvieron en Crécy (como se vio en Poitiers). Normandía pasó a estar virtualmente bajo control inglés, pero se decidió centrar los esfuerzos en el norte de Francia, dejando en lugar de ello Normandía bajo control de aliados vasallos de Inglaterra.

Además participó de forma arriesgada y decidida contra los franceses durante la Guerra de los Cien Años.


El Príncipe Negro según un dibujo de un manuscrito ilustrado.
Intervino en el sitio de Calais, durante el cual los habitantes sufrieron enormemente y se vieron reducidos a comer perros y ratas.10​ El asedio dio lugar al control personal y vasallático de los ingleses sobre el norte de Francia antes de la paz temporal debida a la peste negra. Hubo una contraofensiva francesa, pero Calais permaneció en manos inglesas.

También estuvo en "Les Espagnols sur Mer" o la batalla de Winchelsea en aguas del canal de La Mancha donde la flota inglesa derrotó a la flota castellana.

Realizó una gran razzia en el año 1355 por toda la región de Aquitania-Languedoc, que dañó el sur de Francia económicamente, y provocó el resentimiendo hacia el trono francés entre los campesinos franceses. Esta cabalgada también estableció una preparó la zona para la conquista, abrió alianzas con los vecinos de Aquitania, siendo la más destacada la de Carlos II de Navarra, e hizo que muchas regiones se orientaran hacia la autonomía respecto a Francia, pues no era un país tan unido como Inglaterra. Después de este pacto con el rey Carlos de Navarra, combatió contra los ejércitos de Juan II de Francia.

Las campañas por Aquitania le dieron un control más firme sobre la región, mucha tierra de la que obtener recursos y personas con las que poder luchar por el rey Eduardo.

En el año 1356, participando en las operaciones de la guerra contra Francia, Eduardo comandó un ejército de más de 7.000 soldados. Dirigió a sus fuerzas en la lucha, logrando una grandiosa victoria sobre la caballería pesada francesa en la Batalla de Poitiers. En esa decisiva acción apresa al rey Juan II de Francia, al que lleva como rehén a Inglaterra. Esta campaña de Poitiers en la región del Loira-Aquitania provocó que no hubiera ningún líder militar francés, supuso un desafío para Carlos el Sabio, y más aristócratas murieron en Crécy y Poitiers que por la Peste Negra. El ejército francés resultó perjudicado para los siguientes trece años, fomentó la anarquía y el caos que llevó en último término a la firma del Tratado de Brétigny en 1360.

Intervino en la campaña de Reims, después de la cual se alcanzó finalmente el acuerdo con el tratado de Brétigny. Por medio de este acuerdo diplomático, el rey de Francia recupera su libertad cediendo valiosos territorios a los británicos quienes no obstante reciben alrededor de un tercio de Francia más que un poco menos de la mitad que es lo que habrían recibido por el tratado de Londres. Esto se debe al fracaso a la hora de tomar Reims, lo que llevó a la necesidad de un salvoconducto para salir de Francia. Como resultado de ello, se llevó a un acuerdo menor y Eduardo III se vio obligado a dejar a un lado sus pretensiones al trono francés. Francia aún se vio obligada a pagar un enorme rescate de alrededor de cuatro veces el producto interior bruto de Francia por Juan II de Francia. El rescate que se pagó, no obstante, fue un poco inferior al exigido por los ingleses, y Juan el Bueno no fue devuelto a los franceses. Así, esta campaña dio lugar resultados ambivalentes, pero en su mayor parte fue positiva para Eduardo. Uno ha de recordar que Eduardo III nunca renunció explícitamente a su pretensión al trono, y que alrededor de la mitad de Francia estaba controlada por los ingleses, de todas formas, a través de sus muchos vasallos. En aquella ocasión su padre el rey Eduardo III lo nombró duque y lugarteniente de Guyena y Aquitania.

Posteriormente traslada su residencia a Castilla, se vincula políticamente con el rey Pedro I y juntos luchan contra Enrique de Trastámara, aliado de Carlos V de Francia. En dicha guerra sus fuerzas vencen en la batalla de Nájera en 1367. Salvó temporalmente a Pedro el Cruel de un golpe, confirmando así la dedicación castellana a la causa del Príncipe. Luego Pedro I entró en constantes desavenencias y toda una serie de acciones en contra del Príncipe Negro, a causa de no pagarle lo acordado por prestarle ayuda armada, por lo que éste decide abandonar Castilla, dejando solo a Pedro I en la lucha.

Como resultado del asesinato de Pedro, el dinero que el príncipe invirtió en el esfuerzo de guerra no le rindió beneficio y Eduardo quedó en la práctica en bancarrota. Esto obligó a gravar Aquitania con fuertes impuestos para aliviar los problemas financieros de Eduardo, lo que llevó a un círculo vicioso de resentimiento en Aquitania y la represión de este resentimiento por Eduardo. Carlos el Sabio, rey de Francia, supo aprovecharse de este resentimiento contra Eduardo en Aquitania. Sin embargo, el príncipe se convirtió temporalmente en Señor de Vizcaya.

El sitio de Limoges en 1370 en la región aquitana, después de lo cual Eduardo de Woodstock se vio obligado a dejar su puesto debido a su enfermedad y problemas financieros, pero también debido a la crueldad del asedio, que vio la masacre de alrededor de tres mil residentes de acuerdo con el cronista Froissart. Sin el príncipe, el esfuerzo de guerra inglés contra Carlos el Sabio y Bertrand Du Guesclin estaba destinado al fracaso. El hermano del príncipe, Juan de Gante no estaba interesado en la guerra con Francia, sino más bien en la guerra de sucesión en Castilla. Nuevos datos ponen en evidencia que el relato de las atrocidades inglesas fue exagerado por Froissart.11​ Pero esta pretensión no encaja con el servicio de Froissart a Felipa de  Henao, reina consorte de Eduardo III.

El rey Eduardo III y el príncipe navegaron rumbo a Francia desde Sandwich con cuatrocientos barcos que llevaban cuatro mil hombres de armas y diez mil arqueros, pero después de seis semanas de mal tiempo, perdieron el rumbo y volvieron a Inglaterra.

Enfermedad®

Logros heráldicos originales del Príncipe Negro expuestos en la catedral de Canterbury.
Eduardo de Woodstock parecía tener buena salud hasta 1366. No enfermó hasta su campaña en España para restaurar a Pedro I en el trono de Castilla.12​ En esta expedición, su ejército sufrió tanto de disentería que se dice que uno de cada cinco ingleses no regresó a su país.12​13​ Eduardo, el Príncipe Negro, contrajo una enfermedad en esta expedición que lo afectaría el resto de su vida, hasta su muerte en 1376. Está generalmente admitido que contrajo disentería amébica pero algunos se manifiestan en contra de esta creencia por consideraar que no podría haber seguido viviendo diez años luchando contra la disentería.13​ Otros diagnósticos posibles son edema, nefritis, cirrosis o una combinación de estas enfermedades.12​13​ Su enfermedad le impidió continuar en el campo de batalla. No obstante, en 1370, el príncipe tuvo que dejar su lecho de enfermo y organizar un ejército para defender Aquitania contra Carlos V de Francia.12​

En 1371, la salud de Eduardo declinó hasta el punto de que sus médicos le aconsejaron abandonar Burdeos y regresar a Inglaterra. Después de hacer mucha dieta y descanso en Inglaterra, el príncipe tuvo cierta mejoría. En 1372, navegó con el rey Eduardo III pero fracasó a la hora de alcanzar la costa francesa debido a los vientos contrarios.12​ Después de esta expedición fracasada, la salud del príncipe declinó drásticamente. A menudo se desmayaba de pura debilidad. Así siguió hasta su muerte en 1376, a la edad de 45 años.12​

Muerte y enterramiento®

Efigie en su tumba.

Tumba
Eduardo falleció en el palacio de Westminster el 8 de junio de 1376, a los 45 años de edad. Pidió ser enterrado en la cripta de la catedral de Canterbury, más que cerca del santuario , y se preparó una capilla allí como una capilla para él y su esposa Juana, condesa de Kent. Actualmente es la capilla protestante francesa, y contiene en la bóveda representaciones de su rostro y de los escudos de los dos. Sin embargo, esto fue ignorado después de su muerte y fue enterrado en la parte sur del santuario de Tomás Becket detrás del coro. Su tumba está formada por una efigie de bronce bajo un baldaquín representando la Santísima Trinidad, con sus "logros" heráldicos14​ colgando sobre el baldaquino. Los logros han sido reemplazados hoy por réplicas, aunque los originales aún se pueden ver cerca. El baldaquín fue restaurado en 2006.

Como eres tu, a veces lo fui yo.

Como yo soy, tú serás.
Pensé poco en nuestra muerte
Mientras podía respirar.
En la tierra tuve grandes riquezas
Tierra, casas, un gran tesoro, caballos, dinero y oro.
Pero ahora soy un triste prisionero,
En lo más profundo de la tierra, ahí yago.
Mi gran belleza, toda ha desaparecido,
Mi carne desaparecida hasta el hueso.


-Epitafio inscrito alrededor de su efigie15​
Matrimonio e hijos®

Anillo con el sello del Príncipe Negro en el Louvre
Eduardo tuvo hijos naturales, nacidos todos antes de su matrimonio.

De Edith de Willesford (fallecida después de 1385):

Sir Roger Clarendon (1345/60 - ejecutado en 1402); se casó con Margarita (fallecida en 1382), hija de Juan Fleming, barón de la Roche.16​
De madres desconocidas:

Eduardo (nacido h. 1349 - murió joven)
Sir Juan Sounder17​
Sir Carlos FitzEdward (nacido h. 1352-)
El 10 de octubre de 1361, en la localidad de Windsor, se casó con su prima Juana de Kent (1328-1385), nieta de Eduardo I. Era hija y heredera de Edmundo de Woodstock, conde de Kent, el hijo menor del rey Eduardo I y su segunda esposa, Margarita de Francia. Este matrimonio fue por auténtico amor, habiéndose realizado sin el consentimiento del rey Eduardo III —por el escándalo ocasionado por la bigamia de la condesa de Kent—, teniendo los novios que permanecer en Francia hasta 1371, cuando pueden volver a Inglaterra, ya con la bendición del soberano.

Del enlace nacieron dos hijos, ambos en Francia, cuando el príncipe y la princesa de Gales habían asumido sus deberes como príncipe y princesa de Aquitania:

Eduardo (Angulema, Francia, 27 de enero de 1365 - Burdeos, Francia, enero de 1372).
Ricardo II (Burdeos, Francia, 6 de enero de 1367 - Pontefract, h. 14 de febrero de 1400), a menudo conocido como "Ricardo de Burdeos" por su lugar de nacimiento.
De este matrimonio con Juana también se convirtió en padrastro de sus hijos, incluyendo a Tomás Holland, II conde de Kent cuya hija, Juana Holland, se casaría con el hermano de Eduardo, Edmundo de Langley. El otro hijastro de Eduardo Juan Holland, I duque de Exeter, se casaría con la sobrina de Eduardo, Isabel de Lancaster, hija de su hermano, Juan de Gante.

Títulos, tratamiento, honores y armas®

El blasón del Príncipe Negro, como heredero al trono inglés.
Armas y emblema heráldico®
Armas: En cuartos, primero y cuarto en azur semée de flores de lis de oro (Antigua Francia); segundo y tercero de gules, tres leones de oro, lampasados (Inglaterra); por encima, una banda de tres puntos de plata. Cresta: Sobre un sombrero de gules con vuelta de armiño, un león alzado con un lambel de tres pendientes de plata. Manto: gules alineados con armiño. Como Príncipe de gales, el blasón de Eduardo era el del reino, diferenciado por un lambel de tres pendientes de plata.18​


El "escudo para la paz" del Príncipe Negro.

Una talla pintada en la principal puerta del Oriel College, Oxford, representado la medalla del Príncipe de Gales.
Eduardo también usó un emblema alternativo de Sable, tres plumas de avestruz en plata, descrito como su "escudo para la paz" (probablemente significaba que era el emblema que usaba en las justas o torneos). Este escudo puede verse varias veces en su tumba, alternando con las armas reales diferenciadas. Su hermano menor, Juan de Gante, usó un escudo similar en el que las plumas de avestruz eran armiño.

El "escudo para la paz" de Eduardo se cree que inspiró el emblema de tres plumas de avestruz usado por posteriores príncipes de Gales.

El nombre "Príncipe Negro"®
Aunque a menudo se alude a Eduardo como el "Príncipe Negro", no hay ningún documento que lo denomine así contemporáneo del príncipe, ni durante más de 150 años después de su muerte. En lugar de ello, era conocido como Eduardo de Woodstock (por su lugar de nacimiento), o por alguno de sus títulos. El apodo de "Príncipe Negro" se encuentra por vez primera por escrito en dos notas manuscritas del anticuario John Leland en los años 1530 o principios de los 1540: en uno, Leland se refiere en inglés al "the blake prince"; en la otra, se refiere en latín a "Edwardi Principis cog: Nigri".19​ La aparición más antigua en letra impresa es en la Chronicle at Large (1569) de Richard Grafton: Grafton lo usa en tres ocasiones, diciendo que "algunos escritores lo llaman el príncipe negro", y (en otro lugar) que él era "habitualmente llamado el Príncipe negro".20​ Lo usa Shakespeare, en sus obras Ricardo II (escrito h. 1595) y Enrique V (h. 1599). Más parte aparece de manera destacada en el título de The History of that Most Victorious Monarch, Edward IIId, King of England and France, and Lord of Ireland, and First Founder of the Most Noble Order of the Garter: Being a Full and Exact Account Of the Life and Death of the said King: Together with That of his Most Renowned Son, Edward, Prince of Wales and of Aquitain, Sirnamed the Black-Prince ("La historia de aquel el más victorioso de los monarcas, Eduardo III, rey de Inglaterra y Francia, y señor de Irlanda, y primer fundador de la más noble orden de la Jarretera: siendo un relato completo y exacto de la vida y la muerte del mencionado rey junto con la de su hijo más famoso, Eduardo, príncipe de Gales y de Aquitania, apodado el Príncipe Negro", 1688), de Joshua Barnes.

Los orígenes del nombre son inseguros, aunque se han propuesto muchas teorías. Son de dos tipos principalmente:

la que lo hace derivar del escudo negro de Eduardo, y/o su armadura negra.
la que lo deriva de la brutal reputación de Eduardo, particularmente hacia los franceses en Aquitania.
El campo negro de su "escudo para la paz" está bien documentado (véase las Armas arriba). Sin embargo, no hay evidencia firme de que Eduardo luciera nunca una armadura negra, aunque John Harvey (sin citar ninguna fuente) se refiere a "una evidencia bastante vaga de que era descrito en francés como vestido en la batalla de Crecy "en armure noire en fer bruni" – en armadura negras de acero bruñido".21​ Richard Barber sugiere que los orígenes del nombre podrían haber estado en la pompa, en que una tradición podría haber crecido en el siglo XV de representar al príncipe con armadura negra. Apunta que varias crónicas se refieren a él como Eduardo el Cuarto (el título que habría tenido de haber sido rey si hubiera sobrevivido a su padre): este nombre obviamente habría sido confuso con el auténtico Eduardo IV ascendió al trono en 1461, y esto podría haber sido el período cuando tenía que encontrarse una alternativa.22​

La brutalidad de Eduardo en Francia está también bien documentada, y David Green cree que aquí están los orígenes del título. El soldado francés Philippe de Mézières se refiere a Eduardo como el mayor de los "jabalíes negros" - aquellos agresores que habían hecho mucho por romper las relaciones dentro de la Cristiandad.23​ Otros escritores franceses hacen asociaciones similares, y Peter Hoskins señala que una tradición oral de L'Homme Noir, que había pasado con un ejército, persistía en el sur de Francia hasta años recientes.24​ En la obra de Shakespeare Enrique V, una referencia por el rey de Francia a "ese nombre negro, Eduardo, el Negro Príncipe de Gales" sugiere que la obra de teatro podría haber interpretado el nombre de esta manera. Aquí permanece, sin embargo, una considerable duda sobre cómo el nombre podría haber pasado de Francia a Inglaterra. En 1642, Thomas Fuller comentó que el Príncipe Negro era "llamado así por sus terribles actos y no por su complexión".25​

Recientemente, sin embargo, su nombre asociado con brutalidad o felonías ha sido puesto en duda por varios historiadores. La mayor mancha en la mala reputación de Eduardo fue el saqueo de Limoges en 1370, que el cronista Jean Froissart describe "Fue un asunto de lo más melancólico - pues todas las clases, edades y sexos se arrodillaron ante el príncipe, rogando clemencia; pero estaba tan inflamado de pasión y venganza que no escuchó a nadie, sino que todos fueron pasados por la espada. Más de tres mil hombres, mujeres y niños fueron muertos ese día.".11​ Sin embargo, un documento más contemporáneo escrito por el propio Eduardo fue descubierto recientemente en un archivo español. La carta fue escrita al conde de Foix y describe que durante la invasión de Limoges el Príncipe Negro tomó "200 caballeros y hombres de armas prisioneros". Una fuente local contemporánea de una abadía en Limoges documentó "300 bajas en total en la ciudad". No hay ninguna mención a la masacre de tres mil personas o más.​ Es muy probable que Froissart en gran medida exageró los acontecimientos que dieron su nombre al Príncipe Negro.